Proyectos de oficinas saludables. La certificación Well

Proyectos de oficinas saludables. La certificación Well

Hoy en día se buscan espacios funcionales y productivos, pero sin abandonar la comodidad de los usuarios y los criterios ergonómicos. A través de la certificación Well se reconocen los proyectos de oficinas saludables, diseñadas pensando en el bienestar y salud de sus empleados.

Cuando se inician proyectos de oficinas debemos hacerlo teniendo en cuenta conceptos de bienestar, ya que un tercio de nuestra vida nos la pasamos en el espacio de trabajo. La intención es que los trabajadores se sientan satisfechos y comprometidos con la empresa.

Repasamos los conceptos con los que se trabaja en la certificación Well:

  1. Aire

Se trata de conseguir una calidad del aire interior de alto nivel durante la vida del edificio. Para ello, tenemos que asegurar unos caudales de ventilación adecuados al uso interior y a la ocupación. También debemos tener en cuenta el necesario filtrado del aire exterior según los niveles contaminantes que existan en el entorno. Otro punto importante es que los materiales empleados durante la construcción sean saludables y libres de formaldehídos. El certificado también busca que los espacios exteriores sean libres de humo y ayudar a los empleados a dejar de fumar.

  1. Agua

Por suerte, en nuestro país disponemos de agua potable de bastante calidad y tenemos controlada la legionella en nuestros suministros, pero aun así, debemos fomentar el consumo de agua potable y de calidad, sin malos sabores y a una temperatura apetecible por medio de las fuentes filtradoras.

  1. Alimentación

Buscamos fomentar mejores hábitos alimenticios, creando entornos donde sea fácil y accesible consumir alimentos saludables. Un ejemplo claro es abastecer las máquinas de vending de las que disponemos en nuestro entorno de trabajo con alimentos saludables; también si se dispone de comedor, proporcionar menús con dietas equilibradas y raciones de tamaño ajustado.

  1. Iluminación

Es este otro artículo ya comentamos la importancia de los ritmos circadianos en la iluminación artificial en todos los ámbitos; pero en especial para los entornos de trabajo debemos también prestar atención al control de brillo, fomentar la iluminación natural de los espacios, proporcionar la cantidad de iluminación adecuada a cada tarea y mantener un equilibrio visual en todo el espacio.

  1. Movimiento

Nuestros espacios deben disminuir el sedentarismo por todos los perjuicios que conlleva la inactividad física a nuestra salud. Para ello podemos instalar mobiliario activo (mesas elevables o asientos con fitball). Debemos estudiar las circulaciones interiores para obligarse a desplazarse para ir a los servicios, comer, etc. Fomentar el uso de la escalera frente al ascensor y disponer de espacios para realizar actividades físicas.

  1. Confort térmico

Uno de los problemas más recurrentes en los espacios de trabajo es conseguir el confort térmico para la mayoría de los usuarios. Debemos instalar un control continuo de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado y facilitar la zonificación termal.

  1. Sonido

La contaminación acústica afecta directamente a la productividad, a la concentración y al estrés general. Debemos controlar tanto la contaminación acústica del exterior, como la propia de los espacios interiores. Para ello debemos disponer de elementos de absorción del sonido, aislamiento acústico y atenuación según los casos. La zonificación por ruido de las diferentes áreas de la empresa es fundamental, para que no sean colindantes dos tareas incompatibles.

  1. Materiales

Cada vez somos más conscientes del impacto de los materiales que nos rodean. Debemos reducir la exposición a elementos peligrosos como son el plomo, asbestos, pcb y mercurio. También las pinturas y barnices deben ser libres de compuestos orgánicos volátiles. Además de limitar el uso de pesticidas y productos de limpieza nocivos para la salud y el medio ambiente.

  1. Mente

Mediante este apartado se hace hincapié en hábitos correctos para nuestra salud mental, favorecer el acceso a técnicas de relajación, como el mindfulness. Este tipo de prácticas ayudan a aliviar el estrés y la ansiedad en el lugar de trabajo, así como a reducir el absentismo laboral.

  1. Comunidad

Por último, debemos crear medidas que establezcan una comunidad inclusiva e integrada a través de la equidad social, el compromiso cívico y el diseño accesible universal. La transparencia organizacional e incluir espacios de relación entre empleados son aspectos básicos para las empresas.

 

Si estás pensando en reformar tu espacio de trabajo, contacta con nosotros y empezaremos a aplicar los conceptos de la certificación Well para conseguir un proyecto de oficinas saludables.